Nacional

Empresa cochabambina crea el primer respirador para terapia intensiva de Bolivia

El equipo desarrolló todo el software durante seis meses, tiene batería integrada y es de fácil manejo. Están a la espera de recibir la certificación de Agemed e Ibnorca.

La empresa cochabambina Imement desarrolló el primer respirador para terapia intensiva de Bolivia y está a la espera de obtener la certificación correspondiente de la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnología en Salud (Agemed) para comenzar a funcionar.

El respirador denominado Imevent está diseñado para cuidados intensivos de pacientes adultos y pediátricos, ya que proporciona ventilación mecánica sin necesidad de aire comprimido gracias a que incluye una turbina de alto rendimiento que funciona las 24 horas.

Equipo integrado totalmente por bolivianos que se encargó de fabricar este respirador. NOÉ PORTUGAL.

El equipo conformado por 15 personas trabajó durante seis meses, aproximadamente. El software fue totalmente desarrollado en Bolivia y se importó algunos materiales del exterior, como Holanda, Estados Unidos y Francia, porque no había en el país

La semana anterior se hizo el primer testeo con varios médicos intensivistas de diferentes departamentos, quienes dieron el visto bueno para comenzar las pruebas en personas.

“Hemos recibido bastantes elogios sobre que es una máquina que no tiene nada que envidiar al extranjero, y más bien le facilita al hospital la instalación. Estamos en el proceso de implementar todas las observaciones, sugerencias y mejoras que nos hacen”, explicó el gerente de Imement, Roberto Tardío. “Es la primera vez que se hace algo de esta magnitud en Bolivia”, reforzó.

El proyecto inició cuando la pandemia del coronavirus comenzó a hacer estragos en América Latina. Primero, se hizo una investigación para conocer las necesidades del paciente. Luego, se buscó materiales de primera calidad. Después, fueron ajustando, poco a poco, el respirador hasta obtener la versión final.

Uno de los problemas que enfrentaron fue la importación de materia prima debido a la gran demanda que había en todo el mundo. Así que, de esa forma, decidieron crear varios de sus propios implementos para no depender de otras empresas.

“Hemos tenido muchos retrasos de empresas alemanas, inglesas, que nos decían que llegaría en dos semanas, y demoraba hasta siete. Otro problema es pasar por la Aduana porque tarda mucho”, dijo Tardío.

También se invirtió en una máquina que diseña las tarjetas de memoria, así su proceso será más autónomo.

Un beneficio para los centros médicos que adquieran este equipo será que la empresa se encargará de la instalación, los repuestos y el mantenimiento, algo que no sucede cuando el respirador es de otro país.

Tardío indicó que aún no tienen el costo final del respirador Imevent, pero estiman que esté un 20% por debajo del precio de estos equipos en el extranjero.

Empresa cochabambina crea el primer respirador para terapia intensiva de Bolivia

Al igual que pasó con los ventiladores MAMBU, ellos también están a la espera de obtener la certificación de Agemed, pero tropiezan con la falta de parámetros y normativa de la institución. Por lo tanto, Imevent marcará el inició del registro de este tipo de máquina médica.

Asimismo buscan la certificación del Instituto Boliviano de Normalización y Calidad (Ibnorca). “Estimamos estar en funcionamiento en un mes y medio, pero no depende de nosotros. A veces es muy complicado porque demora mucho”.

Imement ya tiene todo el material para unos 50 respiradores que pueden ser entregados de acuerdo a requerimiento y ampliar más unidades.

Las 15 personas que participaron del desarrollo hicieron varias pruebas a lo largo de los meses, considerando que varias veces tuvieron que modificar el diseño y el funcionamiento.

El gerente de la empresa aseguró que existen otros proyectos que quieren realizar ahora que tienen la experiencia necesaria porque comenzaron con lo “más difícil”.

 

El Imevent es de fácil manejo y tiene batería integrada. NOÉ PORTUGAL.

CARACTERÍSTICAS 

El respirador Imevent tiene un monitor táctil y manual de 21.5 pulgadas y multilenguaje (español, inglés y alemán) que permite la visualización del estado del paciente. Además, tiene parámetros preconfigurados según el peso corporal ideal de la persona enferma.

Muchas veces, uno de los problemas más frecuentes es dar la atención inmediata al paciente crítico, por ello, este equipo es de fácil traslado y tiene batería integrada.

Y, considerando que la tecnología avanza cada día, también permite la actualización para más modos ventilatorios, maniobras y despliegue de parámetros, según se necesite.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba